Sobre mí

domingo, 1 de abril de 2012

El obispo Berkeley no ha visto Matrix


En el siglo primero antes de Cristo ya dijo Cicerón (106 aC - 43 aC) que no había tontería que no hubiera sido dicha por algún filósofo. Veinte siglos después seguramente podremos encontrar muchas más versiones de cualesquiera de esas tonterías.
Por ello, la idea de vivir en un mundo irreal, presentada en la película Matrix (1999), no es ni mucho menos original. Ha sido propuesta, por ejemplo, por Descartes (1596-1650) como parte de su duda metódica. Si a veces hemos confundido el sueño con la realidad, diría él, ¿cómo sabemos que no lo confundimos siempre? O por Calderón de la Barca (1600 - 1681): "¿Qué es la vida? Un frenesí / ¿Qué es la vida? Una ilusión, / una sombra, una ficción. / Y el mayor bien es pequeño, / que toda la vida es sueño / y los sueños sueños son". 
Quizá la novedad de Matrix reside en el hecho de que un programa informático proyecta directamente en los sentidos de las personas lo que deben percibir, sin ser ello real, sino una simple simulación.
A caballo entre los siglos XVII y XVIII existió un británico llamado George Berkeley (1685-1753) que sostenía que la existencia del mundo no era más que una creencia sin fundamento. Lo que nosotros percibimos a través de los sentidos no son más que estimulaciones que Dios pone directamente en nuestros sentidos. El mundo físico, por tanto, sólo existe en nuestros sentidos, en forma de estímulo. Uno puede pensar que el colega Berkeley estaba pirado, o que el día que se le ocurrió esto, no había controlado la hierba que se fumó. Seguramente no hay que hacerle mucho caso. No lo niego, pero su sistema es prácticamente irrefutable. ¿No es inquietante? ¿Y si tenía razón?

4 comentarios:

  1. Entonces no quiero despertar, pero claro, si es así y no despierto, lo que es real me lo pierdo aunque sea peor que el sueño. Entonces ¿qué pastilla me tomo? En todas las historias en las que hay una dicotomía uno tiene que tomar partido, y sabe que renuncia a la verdad o la acepta. Entonces, el que escoge la mentira... ¿qué valores tiene en realidad? (matrix, equilibrium,la isla, shuttered island, los renglones torcidos de Dios...)

    ResponderEliminar
  2. Permítame hacer un matiz:
    "George Berkeley (1685-1753) que sostenía que la existencia del mundo no era más que una creencia sin fundamento. Lo que nosotros percibimos a través de los sentidos no son más que estimulaciones que Dios pone directamente en nuestros sentidos. El mundo físico, por tanto, sólo existe en nuestros sentidos, en forma de estímulo."

    El error fundamental consiste que en usted identifica "mundo" con "mundo físico". Berkeley no niega que lo que vemos sea real, sino que el concepto de que el mundo sea físico es una opinión infundada e indemostrable.

    Es imposible entender a Berkeley desde una mentalidad materialista, que sostiene la existencia de la materia como un ente objetivamente existente independientemente de la percepción humana.

    ResponderEliminar
  3. Las precisiones siempre son bienvenidas. Muchas gracias, amigo.

    ResponderEliminar

Deseo, antropología y publicidad... ¡Usted, compre!

Nuestra capacidad de desear es infinita ; y eso lo saben los publicistas. Comprar, comprar, comprar... Como si tal móvil nuevo con 23 cám...