Sobre mí

sábado, 16 de diciembre de 2017

La leyenda del buscador, 3 (o el actor y el maquillaje)

El actor terminó su representación. Después de unas cervezas se le habían olvidado  las molestias que le provocaba el buscador y le había invitado a la obra de teatro en la que actuaba. Mientras se retiraba el maquillaje, abrió el buscador en la puerta de su camerino.
-¿Por qué no te dejas el maquillaje? -le preguntó concienzudamente. Rara vez el buscador hacía algo a la ligera.
-Ya te gustaría -respondió el actor, que ya empezaba a comprender la naturaleza de su nuevo amigo-. Tú lo que quieres es que la gente de la calle se ría de mí. Reconócelo.
-Lo que no comprendo es por qué no te ríes tú de ti mismo incansablemente.
-No creas, lo hago a menudo.
-¿Qué hay de verdad en la risa? -inquirió de repente el buscador.
-¿Cómo? -el actor no podía creer lo que acaba de oír.
-El que ríe, ¿se esconde o es que ha captado la pura verdad?
-Macho, que te vea un médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿La ciencia de la vida sabe lo que estudia?

Sentía curiosidad por saber cómo definía la vida ni más ni menos que la ciencia de ídem, es decir, la biología. Y encontré lo siguiente e...