Sobre mí

sábado, 24 de marzo de 2012

¡Eres un animal!

Aristóteles (384 aC – 322 aC), aquel pedazo de listo de hace más de dos milenios, decía, no sin razón, que el ser se dice de muchas maneras (Metafísica, 1003b, 5s). Esta frase que parece críptica, en realidad, explica algo muy simple: que todas las cosas "son", pero no todas las cosas que son, son de la misma manera. Por ejemplo, se dice que el ser humano es un animal, pero racional. Es decir, de entrada somos de alguna manera lo mismo que los animales, pero de otra no. Somos animales y en eso somos lo mismo, pero somos racionales y en eso nos distinguimos. Podemos comprobarlo también examinando las funciones propias de todo ser vivo: nutrición, relación y reproducción. Los humanos también desarrollamos estas funciones, tanto como los osos y las abejas. Algo tan básico como la alimentación no se puede negar en la humanidad, pero esta se convierte en gastronomía; la relación, en nosotros, se convierte en cultura y tradición, y la reproducción se da la mano con el amor. Sí, somos animales, pero también somos algo diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deseo, antropología y publicidad... ¡Usted, compre!

Nuestra capacidad de desear es infinita ; y eso lo saben los publicistas. Comprar, comprar, comprar... Como si tal móvil nuevo con 23 cám...