Sobre mí

jueves, 11 de enero de 2018

La leyenda del buscador 4: dejar de ser nada

El buscador quiso seguir su búsqueda y partir. La vida de bar y diversión junto al actor sin identidad autopercibida estuvo bien durante un tiempo, pero se obligó a recordar que no era ese el motivo de su búsqueda; y él sí sabía quién y qué era. Como persona sensible y educada se acercó al que era su compañero de entretenimiento y se despidió de él.
-Yo me voy contigo, colega -dijo aquel en un marcado tono histriónico. Es que no lo abandonaba nunca.
El buscador lo miró con sorpresa y curiosidad durante unos segundos, hasta que le respondió:
-No puede ser. Lo que yo busco es lo contrario de lo que tú eres; tendrías que renunciar a ti mismo, que eres nada, y comenzar a considerarte algo y, si puede ser, mejor alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deseo, antropología y publicidad... ¡Usted, compre!

Nuestra capacidad de desear es infinita ; y eso lo saben los publicistas. Comprar, comprar, comprar... Como si tal móvil nuevo con 23 cám...