Sobre mí

miércoles, 28 de marzo de 2012

¿Ha visto usted el mundo? Es que lo he perdido


Sentadito junto a una estufa y bien tapado por una manta, René Descartes (1596-1650) meditaba su método. De esos momentos entrañables nace su "pienso, luego existo", frase archifamosa y que cualquiera es capaz de repetir en las más variopintas situaciones.
En su inactiva comodidad decide: voy a considerar falso todo aquello de lo que puedo dudar. Así me quedaré solo con aquello que sea tan cierto que sea imposible dudar.
Haciendo circular a chorros los impulsos eléctricos entre sus neuronas, se autoconvence de que los sentidos le engañan, y de que su inteligencia también le engaña. Es decir, según su método, debe considerar falso todo lo que capta por los sentidos y todo lo que pasa por su inteligencia.
Pero, el muy avispado se da cuenta de que ¡está pensando!  y de eso no tiene duda alguna. Y si piensa, entonces quiere decir que existe; no como el resto de cosas, de las cuales duda. Así, el amigo Descartes llega a la primera certeza indiscutible: la propia existencia, gracias a la evidencia del pensamiento.
Si este campeón de las ideas ha llegado a esa magistral conclusión, nadie le quitará el mérito. El mayor problema lo tiene a partir de ese momento. Ha dicho que no se puede fiar de los sentidos. Por tanto, ¿cómo sabe que el mundo que le rodea, está realmente ahí a su alrededor? Parecerá una estupidez, pero él mismo se ha impuesto el método. Si dice que ha dudado de lo que capta a través de los sentidos, tiene que ser coherente y debe considerar que el mundo que capta por los sentidos es falso. Así que se encuentra con la paradójica tarea de "recuperar" el mundo. ¿Cómo lo hace? Bueno, esa es harina de otro costal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deseo, antropología y publicidad... ¡Usted, compre!

Nuestra capacidad de desear es infinita ; y eso lo saben los publicistas. Comprar, comprar, comprar... Como si tal móvil nuevo con 23 cám...