Sobre mí

miércoles, 21 de marzo de 2012

El YO de Hume

David Hume (1711 - 1776) además de filósofo empirista era muy guasón. Se dedicó a pensar de qué manera iba a privar a los filósofos de su soberbia. Es decir, pretendía que los “grandes sabios” se enteraran de que hablaban por hablar. El amigo quería convencerles de que el “yo” no existe como tal. Y cuando digo “yo” no me refiero a un algo abstracto, sino a ti y a mí, a aquello que nos hace únicos como personas y, por ello, diferentes de las demás. O sea, aquello que nos permite hablar de nosotros mismo como unidad separada del resto en cada uno de nosotros. A ver si me explico. Resulta que, según Hume, lo que nos da unidad a ti y a mí como sujetos son los recuerdos que tenemos, porque en ellos aparecemos siempre. O algo así. Es gracioso, ¿no? Pues, ¿recuerdas Bladerunner, esa película protagonizada por un jovencito Harrison Ford? El actor encarna a un policía que tiene que cazar a replicantes, esto es, robots con apariencia humana. Algunos de estos replicantes ni siquiera saben que no son humanos. Cuando se pone en duda su humanidad, recurren a sus recuerdos, como signo irrefutable de que no son robots. Para que digan que los filósofos viven en su mundo y no tocan la realidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que debería ser la filosofía

El absurdo por perder en contacto con la existencia. El texto no es mío, pero lo comparto al 100% (lo del "itinerario" no pued...